lunes, 28 de marzo de 2016

Un clásico: Cipolletti domina pero no gana

  • Por Sebastián Busader para Cipolletti TV.

El clásico terminó como tantas veces: con emociones varias, arcos vírgenes (0-0) y violencia. Tanto es así, que después del pitazo final hubo agresiones a jugadores de Cipolletti y fueron los dirigentes de ambos clubes, micrófonos de por medio, los que protagonizaron el post derby con frases polémicas y acusaciones.

Todos se fueron disconformes del Luis Maiolino. Deportivo Roca lo hizo porque si bien tuvo un hombre menos desde los 13’ y se defendió siempre, en tiempo de descuento tuvo un penal para llevarse los tres puntos y la gloria, pero Fernando Fernández le apuntó bien alto y su equipo descendió hasta la segunda posición de la tabla por ese yerro (ahora manda Independiente de Neuquén); Cipolletti porque, como viene ocurriendo siempre, impuso ritmo y condiciones, generó las mejores situaciones de peligro y transformó a otro arquero rival en figura, pero volvió a cosechar un empate por su falta de definición.


El ganador de la fecha fue Independiente, que suma 12 puntos, aventaja por uno a Roca y le sacó nada menos que 5 a un Cipolletti que no para de desaprovechar ocasiones.

No es la primera vez que el Albinegro encuentra ventajas en el despertar de un cotejo, y las dilapida: frente a Villa Mitre, tuvo un hombre más desde el arranque; el partido pasado frente a Deportivo Madryn le dieron un penal en el despertar del cotejo; y en el Luis Maiolino jugó con superioridad numérica desde los 13’, por expulsión de Luciano Roberti (agredió a Gastón Valente). El gran dilema para el Ruso Homann es descifrar por qué sus dirigidos no logran sacar provecho en el marcador cuando tienen una ventaja en el trámite del partido. Porque Cipolletti juega por momentos un buen fútbol, incluso hasta vistoso en una categoría pobre en estos menesteres. Pero todo cambia cuando se mira la tabla de posiciones. Y una de las causas de tanta pobreza de puntos está en el ataque.

El Ruso Homann le devolvió la confianza a Cristian Taborda después del penal agónico ante Madryn. Pero el Mono no le devolvió el favor con buen rendimiento. Desperdició tres situaciones clarísimas, no aprovechó las ventajas que le dio el fondo local en el inicio, estuvo desatento y muchas veces en off side, y vio la roja, otra vez, por una jugada confusa del final.

Cipolletti tuvo un dibujo flexible, siempre de acuerdo a cómo se fue moviendo el clásico: jugó con cuatro en el fondo y sus laterales pasaron al ataque constantemente; Mellado y Strak formaron el doble 5, Carrasco arrancó de izquierda, también jugó de volante central y hasta de enganche; Gaitán actuó de 10 pero encontró mayor desequilibrio en la banda izquierda; y Tuti Del Prete fue carrilero y también delantero.

Coco Gaitán volvió a ser el mejor. En el primer tiempo fue una pesadilla para el sector derecho del local, sobre los 12’ habilitó a Del Prete para un gol anulado y a los 39’ puso mano a mano a Tuti con Crespo, pero el arquero volvió a demostrar –igual que en La Visera- que es el nuevo rey de los clásicos.

En esos 45 iniciales, Crespo le ganó el duelo a Taborda y Del Prete, y le sacó un bombazo a Carrasco que tenía destino de red.

Roca, aún con 11, siempre cedió el protagonismo. Y una vez que Roberti vio la roja, se replegó y esperó por alguna de las tantas corajeadas de Morán. El Chengue, al menos contra Cipolletti, parece una suerte de Patoruzú: corre, juega, gambetea, se impone y genera solo chances de peligro –dos en los primeros 45’-.

Antes del final de la etapa inicial, Homann mandó a la cancha a Weiner y sentó a un Mellado con peligro de ver la roja. A la inversa, Coco Landeiro hizo un cambio defensivo con el ingreso de Franco Crespo por Bordaberry. Así, armó un férreo 4-3-2. Uno estaba dispuesto a atacar y el otro a aguantar, estaba claro.

No le salió mal a Landeiro, sobre todo porque la defensa se volvió más atenta. Dos muros cerca del área local. Sólo había una vía para el juego ofensivo: Morán.

Weiner se estacionó sobre la derecha y en su primera intervención casi hay gol de Taborda. Claro, el cabezazo de Taborda fue despejado por el bueno de Crespo. Ya sobre los 11’, Gaitán sacó a pasear a los del fondo Naranja y Weiner definió afuera, y a los 23’ otra vez el 10 armó un desparramo de piernas ajenas y cedió para Taborda, pero el 9 anda en otra cosa.

¿Roca? Veía con muy buenas ojos las jugadas individuales para sacarle provecho a alguna pelota parada (tuva algunas en ese lapso final). A los 33’, Crespo se agigantó aún más ante Del Prete, tras pase de Gaitán, y 6 minutos más tarde cayó un centro en el área del dueño de casa y Taborda –por una supuesta agresión- se fue a las duchas antes de tiempo, por segunda vez con la camiseta albinegra.

Hay algo claro a esta altura: Cipolletti tendría otra suerte numérica con delanteros en otro nivel.

El final fue adrenalítico, emotivo y vergonzoso. Mientras en la platea se cruzaban agresiones hinchas de ambos equipos, la apuesta de Landeiro de mandar a Alejandro Ortiz a la cancha (por Cabral) dio sus frutos. El ex Cipolletti tomó una contra sobre los 44’, encaró en velocidad a Carrasco y encontró un penal que hizo estallar el Maiolino. Claro, Fernández, héroe de otras derbys, cerró una mala actuación con una peor ejecución.

¿Quedaba algo más? Sí. Un aparente penal a Del Prete de un lado y a Ortiz, del otro. Con el último pitazo cayó lo peor. Los equipos se iban a los vestuarios y la hinchada local arremetió a piedrazos. Cayeron Vera y Tuti Del Prette, el presidente de Roca acusó de manera lamentable a sus colegas de Cipolletti, la respuestas no se hizo esperar y ahora otro clásico con ribetes escandalosos llegará a los escritorios del Consejo Federal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

CIPOPASION.COM - 16ta. TEMPORADA JUNTO AL CLUB CIPOLLETTI | fb.com/cipopasion | inst: @cipopasion | @cipopasionweb | Cipo Pasión Radio TV x FM Mural 91.1 y Cipolletti TV Lunes a las 20 hs.