miércoles, 4 de abril de 2012

Dale alegría a mi corazón


Arriba: César Medina, Cristian Martínez, Ricardo López Carrillo, Oscar Negri, Facundo Avila y Marco Royo. Abajo: Bruno Weisser, Julio Ibáñez, Henry Sáez, Mariano Figueroa y Nahuel González. Foto gentileza: Ariel Arias. VER TODAS LAS FOTOS

Cipolletti perdió en Lincoln 3 a 0, pero se dieron resultados que lo favorecieron de cara a los dos últimos partidos de la reválida. En La Visera, recibe a Juventud de San Luis, justo el equipo que está en descenso directo, y el club que siempre complicó la localía del albinegro. Para colmo, en Lincoln expulsaron a Oscar Negri, la figura del equipo.

No está todo mal en Cipo, necesita el último empujón para cumplir el objetivo que se propuso en diciembre, cuando asumió el nuevo cuerpo técnico y la dirigencia echó a la mayoría de los jugadores foráneos.

"A pesar de la derrota en Lincoln, se salvó del descenso directo. Con una victoria se salva también de la promoción, y de yapa clasifica para pelear por un lugar en la promoción por el ascenso al Nacional B".

En Allen, Cipolletti y Juventud empataron 1 a 1 en la primera rueda del campeonato. Si Cipo empata el domingo, como casi siempre le pasó contra Juventud en La Visera, y no ganan Huracán (recibe a Rivadavia), ni la CAI (visita a Entre Ríos), también salvará la categoría. Una derrota de Cipo el domingo que viene, también se festejará si pierden Huracán y la CAI. Pero una adversidad peor, obliga a Cipo a sumar para salvarse de la promoción en la última fecha, que será como visitante en Comodoro Rivadavia. Ciudad donde Cipo ganó el año pasado, pero ahora la CAI esta en franca levantada.

Lo ideal para el equipo de Rogger Morales, es ganar para espantar a todos los fantasmas, y a eso apunta. De lo contrario, son tan complejos los choques entre sí de sus rivales, y tantos los equipos que están abajo (cuatro), que sumando poco también es probable que Cipo se salve. Pero nada de especulaciones y cálculos, Cipo tiene que sumar y ganar.

Hace cuatro, tres, y hasta dos meses atrás, el presente de Cipo lo firmaba cualquier hincha, estar tan cerca de salvarse de un descenso al Argentino B a dos fecha del final. Sólo falta el último envión, albinegro. Tenés que dejar el alma y el corazón.