PRODUCTOS OFICIALES DEL CLUB CIPOLLETTI

viernes, 13 de abril de 2012

Adiós, al último arquero campeón de Cipolletti

Son cinco los arqueros le dieron a Cipolletti un ascenso a nivel nacional. Julio Felipe Luna lo hizo en los Regionales de 1973 y 1975; Darwin Dalmas en el Regional '77; Carlos Zambrano en los Regionales de 1979 y 1980; Marcelo Yorno en el Regional de 1985 y el ascenso al primer Nacional B en aquel repechaje a todo o nada de 1986; y Raúl Ruiz fue una figura fundamental en el ascenso al Torneo Argentino A en el 2007.


El 'Oreja' Ruiz era el tercer arquero desde el año 2002, tras el 'Gringo' Ciattaglia y el 'Willy' Ferreyra, con quien alternó la titularidad en el tetracampeonato de Cipolletti en la Liga Deportiva Confluencia. 

Debutó en Cipolletti en enero de 2005, bajo la dirección técnica de Jorge Julio. En Mar del Plata ante el durísimo Aldosivi, el 'Willy' Ferreyra se golpeó la cabeza contra un rival, y por precaución lo llevaron a un sanatorio. Hacer debutar al tercer arquero ante Aldosivi en Mar del Plata era una desgracia del destino, pero el destino le sonreiría al 'Oreja'.

Cipolletti consiguió una resonante victoria, 2 a 1 en Mar del Plata con dos golazos de tiro libre de Henry Homann y Gustavo Canales. No pasó desapercibido el debut del 'Oreja', fue fundamental su brillante actuación, en un partido que Aldosivi lo peloteó de lo lindo y mereció llevarse la victoria. Pero la pelota no entró, Ruiz se agigantó, y Cipo ganó.

Apenas el 'Willy' estuvo disponible, el 'Oreja' volvió a quedar relegado. Ya en octubre de 2005, el DT Henry Homann decidió cambiar de arquero, y Ruíz fue el titular, inamovible de ahí en más. La temporada fue trágica, Cipolletti descendió por penales en Córdoba el 16 de abril de 2006. Pero la historia del 'Oreja' recién comenzaba a escribirse.

Debutó en el Argentino B irritando a la hinchada de Roca, bailando mientras le cantaban en contra a sus espaldas. Su personalidad creció no sólo a la hora de manejar los tiempos de los partidos y jugar con la desesperación de los rivales, sus atajadas le dieron a Cipolletti una seguridad fundamental para la estructura de un equipo campeón.

Recuerde hincha de Cipo, que al albinegro se le complicó el ascenso en las finales. En la semi contra Alvarado la serie quedó empatada. En los penales se agigantó Raúl Ruíz, y le dio el pase a la final a Cipolletti. Fue el héroe de esa tarde de lleno absoluto en La Visera, no sólo con agilidad y reflejos, también con el ingrediente esencial que pide la gente de Cipo: muchos huevos.

Fue uno de los hinchas que más festejó la vuelta olímpica del 3 de junio de 2007 en La Visera. Y llevó su seguridad al Torneo Argentino A. En total, fue el arquero indiscutido de Cipo durante seis años. Trascendió en toda la cancha, alguna vez le tuvo que dejar el arco a Alecha por una expulsión, y otra se animó a patear algún tiro libre. Algún representante trató de llevarlo a Vélez Sarsfield.

Esta temporada alternó la titularidad con Facundo Avila, pero quienes están encima del club, y del 'Oreja', sabían que indefectiblemente se retiraría del fútbol en junio. Su explicación es concisa y coherente: "No estoy con ganas, no es contra nadie, sino personal. Económicamente no es redituable y uno tienen edad de comenzar a plantearse otras cosas, prioridades".

Raúl Ruíz tiene 31 años de edad, tal vez la edad ideal para un arquero. Pero no lo es para un "1" que, pese a tener nivel de esa categoría por muchos años, nunca pudo hacer una diferencia económica en un Nacional B.

El primer arquero campeón de Cipolletti fue Julio Felipe Luna. Cuando se suicidó en el año 2004, nadie se acordó de él en La Visera. No hubo listón negro, ni minuto de silencio, ni homenaje a cargo del ingrato club. Ese día Cipo perdió su invicto histórico, como castigo divino. Tampoco Dalmas y Zambrano tuvieron algún reconocimiento a los grandiosos que fueron para el fútbol del club. A Yorno en el 2007 le dieron una plaqueta junto a Homann y Strak, por lo menos.

Con Raúl Ruíz el club tiene la posibilidad de despedirlo como se merece. Y que signifique simbólicamente, un verdadero homenaje a todos los arqueros campeones de Cipolletti.