PRODUCTOS OFICIALES DEL CLUB CIPOLLETTI

miércoles, 24 de marzo de 2004

Las albinegras merecen ser tapa

Desde hace muchos años, la ciudad de Cipolletti luce con orgullo el mejor fútbol y las mujeres mas lindas del Alto Valle. Esto último no hace tanto se ve reflejado en la popular y la platea de La Visera. Incluso las “señoras” alientan sin cesar. La mayoría llegó por primera vez a la cancha de la mano de un familiar, las adolescentes son impulsadas por su grupo de amigos. Pero hay para todo, una chica llegó sola a la cancha, y con el tiempo llegaron a acompañarla quince miembros de su familia.

El entusiasmo de la gente, la emoción de ver al equipo de su ciudad, la fiesta de ir a la cancha, cantar, gritar los goles, son los principales motivos por los que están presentes domingo tras domingo. “A pesar de las malas rachas, de haber sufrido como loca y derramado unas cuantas lágrimas por esta camiseta, con fríos de morirse o calores para deshidratarse, bajo cualquier condición, en cualquier lugar de la tabla o Torneo de mayor o menor categoría” admite una fanática.

Las anécdotas llueven, también de algunas que viajan de visitante, con todo el sentimiento y con el riesgo que eso significa. Dos chicas “armadas” con filmadora y cámara de fotos se toparon en Bahía Blanca con la hinchada de Villa Mitre. Los ‘tricolores’ no sólo las dejaron pasar, sino que le regalaron la entrada. En la misma ciudad, pero contra Olimpo en el Nacional B, una adolescente rememora una tarde lluviosa, tras el clásico consiguió la camiseta de Hernán Hafford. Otra recuerda un viaje a Roca, tras obtener su primera gran borrachera en la semana del estudiante. Más que por el acontecer del partido, sufrió por el sol radiante pegando en su cabeza, mientras destilaba alcohol a los cuatro vientos. 

Ellas van a la cancha por el fútbol, y no por algún jugador en especial. A todas los jugadores les parecen especiales por sus dotes futbolísticos. Son albinegras incondicionales, es cierto, pero tampoco son de hierro. Al confesar su gusto físico hacia algún jugador, Germán Alecha sacó una mínima ventaja para ganarse el laurel de “fachero” del equipo. Pero las chicas demostraron tener amplios gustos, casi todos los jugadores recibieron votos.


La hinchada masculina las trata muy bien. Aunque “siempre algún desubicado algo te dice” contesta una en la popu. La cancha es un ámbito netamente masculino, pero ellas dicen saber donde sentarse. Algunas optan por mantener el perfil bajo ante los chiflidos y los piropos, y otras reconocen que las “barras” se ocupan de que las mujeres se sientan bien y no sean molestadas. Pero la mayoría nunca tuvo problemas, a pesar de ir a la cancha sin compañía.

Lo mas importante es que las “albinegras”, son “100% albinegras”. Su gran pasión es Cipolletti, aunque varias miran fútbol nacional e internacional, y declaran tener su corazón compartido con Boca o River principalmente. La alegría, el alma, la pasión de su corazón, es el albinegro. Y si alguien no lo cree, tenemos una declaración de una “loca por Cipo” que lo certifica: “cuando me muera quiero que me cremen y tiren mis cenizas en La Visera. Así, si mis familiares quieren recordarme, en vez de tener que ir a un cementerio que no es muy agradable, vayan a ver a Cipo, a alentar a Cipo, y a recordarme a mí”. ¿Qué tal?